Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Troya me parece un Truño

Nunca me ha gustado la historia del caballo de Troya. Desde siempre lo he considerado el tapón de garrafa más grande de la mitología universal.

A pesar de eso, consideré a bien alquilar la peli del Petersen. No me gusta opinar de lo que no conozco, y Wolfie no tiene la culpa de que a mi no me guste el mito, ni necesariamente yo tampoco. El caso es que le di una oportunidad alo que podría haberme parecido una pedazo de peli al margen de mis consideraciones del mito.

Pero vayamos por partes.

Tenemos al rey de Troya, con el coco bastante bien amueblado y con un hijo aún más lúcido, y con un par de huevos. Tenemos a Troya, un reino bastante bien avenido, valiente y civilizado, si no tenemos en cuenta a los chiflados de los sacerdotes.

un kilometrillo más allá de los muros de Troya, a simple vista, tenemos una playa donde se ha instalao un ejército de 200.000 cabrones dirigidos por un rey que es más cabrón que todos ellos juntos, empecinado hasta la medula de que hay que arrasar la jodida Troya.

Total que se pelean a diario, a lo Santillana. Van ganando los troyanos en teoría, pero al hijo del rey se lo cargan y la cosa no parece decantarse del todo por ningún lado.

Y aquí es donde empiezo a oir música de Bob Marley.

Tienes a la guardia de medianoche viendo en el horizonte a la peña invasora, con sus bártulos, sus galeras y sus antorchas, porque en la costa de noche tiene que hacer una rasca que te cagas.

Y de buenas a primeras, de la noche a la mañana, amanece y, ¡coño! ¡Los 200.000 cabrones ya no están! ¡No es posible! ¡No se ven ni las galeras en el horizonte alejándose! ¡Incluso se han tomado la molestia de limpiar la playa!

Así que va el rey, q es muy osado, tira pa la playa a inspeccionar que coño ha pasado, y se lleva además a sus sacerdotes más importantes y a su otro hijo, en vez de pensar: ¡oye, esto igual es una trampa! ¡Mejor enviamos un destacamento de soldados! Para rematar la faena, a nadie se le ocurre pensar en peinar la costa entera, por aquello de que a 200 metros hay una bahía la mar de maja con la mala (o buena) sombra que no es apreciable desde los muros de la ciudad.

Y ahora viene mi parte favorita: el caballo.

Para empezar se habrán tirado varios días construyendo ese pedazo de caballo, pero ninguno de los troyanos se da cuenta, fale.

Imagino yo que cuando tira el rey con su séquito pa la playa, a mitad de camino ya verían el caballo bastante bien, pero nada, a pesar de ahí no les da mala espina.

Por otro lado, el caballo lo han construido con sobras de madera, que a saber de dónde han salido, pero eso si, ¡el caballo queda de puta madre!

Y a nadie se le ocurre pensar: oye, ¿y si el caballo tiene en el interior algún zulo o algo y hay peña dentro?

A lo que responde un sacerdote: noooooooo, pecadoooooorl, es una ofrenda a los dioooseeeeeeeeees.

Así que entre pensar:

a.- los cabrones están tendiendo una trampa que te cagas para destruir Troya.

b.- los cabrones se han vuelto buenos de repente, se han largado y han dejado un souvenir como gesto de buen rollo.

El rey super inteligente y civilizado de un pueblo super inteligente y civilizado se llevan el caballo y… bueno, ya sabéis.

Señores, no se vosotros, pero a mi esta historia me parece una fumada.

En cuanto a la peli, pos oye técnicamente cojonuda, como todas las yanquis. Los actores son unos monstruos, aunque Brad Pitt tampoco es que haga nada del otro mundo.

Lo que es malo es el guión, sobretodo la estructura. A ver dos reglas principales del buen guión:

1.- La estructura de un guión es como un esqueleto. Y todo esqueleto debe tener una columna vertebral. Insisto, UNA columna vertebral. Pero uno no sabe si esa columna es Aquiles, o la pareja de enamorados, o Héctor. La historia da bandazos sin fijar un punto de vista fijo ni un superobjetivo. Vale que todo el mundo damos por hecho que el prota es Aquiles, porque coño es Brad Pitt, pero por otro lado toda la movida la causan la pareja de enamorados, pero es que por otro lado el verdadero héroe es Héctor.

Y para colmo, el único que hace algo relevante en la peli aparte de los enamorados es Ulises, porque sin su idea no hay negocio. La influencia de Aquiles en la historia no es gran cosa. Al final su primo (amante en el mito original) hace más que él, ya que su inconsciencia desemboca en la muerte de Héctor por una sucesión en cadena.

Lo cual me lleva al punto 2:

2.- En un guión, nada, nada, nada, y mucho menos algo importante, debe suceder por casualidad o accidente. Lo cual nos lleva a “uis, nosotros es que pensabamos que ese tipo que llevaba tu ropa eras tú”.

A ver, vale que no se lo planteasen, pero en un momento u otro alguien pasasría cerca de él, le miraría y vería que no era él coño. No jodas. Y luego ese pedazo de Aquiles, que reacciona como una serpiente cada vez que alguien entra en su tienda, le roba el colega la ropa y ni se percata, ¡y encima se levanta a las tantas!

Que no tio, que no hay por donde cogerlo.

El gran problema no obstante es que la primera hora de peli es un coñazo donde no ocurre nada emocionante, al contrario que en “Gladiator”, por ejemplo. Así que cuando empieza lo bueno, te importa un carajo quien muera o no.

Muy mala también la música, que es un refrito de “Enemigo a las Puertas”, “Gladiator” y alguna más, pero sin gracia.

Menos mal que la alquilé el día que valía más barato.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Troya me parece un Truño”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: