Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Y hoy toca “La guerra de los mundos”

Desde hace un montón de años he tenido dos sueños húmedos concretos:

1.- Una revisión de La Guerra de los mundos con los medios y los planteamientos de hoy.

2.- Una visión realista de lo que podría ser una invasión alienígena en nuestro mundo actual.

Y llega Spielberg, que es uno de mis directores favoritos; se alía con Tom Cruise, que es uno de mis actores favoritos; llama a la ILM, que se lo curra de puta madre; y para rematar, llaman a John Williams, que es uno de mis (otra vez, sí) favoritos. Y se plantean hacer La guerra de los mundos.

Hace años Spielberg nos sorprendió a todos con Salvar al soldado Ryan, mostrando la guerra con una crudeza y un realismo muy cercanos al documental. Por otra parte, el tándem que formó con Cruise en Minority Report había sido un éxito, se habían hecho muy amigos y ambos buscaban incesantemente la excusa para volver a trabajar juntos.

Y van, y hacen La guerra de los mundos.

La película nos trae una vez más a los trípodes marcianos de Wells cayendo del cielo y desintegrando a la gente con sus phasers. Pero esta vez es mejor, esta vez los malditos bichos usan pulsos electromagnéticos para inutilizar toda nuestra tecnología, usan ondas de choque para arrasar con todo, tienen escudos protectores y además se alimentan de los propios seres humanos.

Spielberg nos trae la invasión alienígena definitiva, nos la muestra con un realismo y una crudeza similares al film bélico que rodara años atrás con Tom Hanks. Muchos pensarían que la cosa no llegaría a mucho viniendo de un director que nos mostró al entrañable ET y a los enigmáticos pero pacíficos extraterrestres de Encuentros en la 3º fase. Y os lo digo en serio, cuan equivocados que están. Spielberg ha rodado posiblemente su película más cruel y descarnada desde La lista de Schindler, con secuencias realmente brutales y no apta para algunos estómagos.

Esta vez, para más agradecer, el prota no es ningún soldado ni ningún lumbreras que acaba averiguando lo que ningún grupo de científicos. Esta vez no salva el mundo, sólo lucha por lo suyo, que bastante es ya. Eso si, la suerte del héroe le acompaña y he aqui sus leves pero existentes carencias argumentales, con una furgo que sabe arreglar del pulso electromagnético antes de saber que leches le pasa, una furgo que nunca pierde combustible y que además sobrevive intacta a un avión que se estrella a unos 30 metros de distancia.

Lo único verdaderamente negativo, el personaje de Robbie, hijo de Tom Cruise en la película. Inmaduro, inconsciente… un electroencefalograma plano, dicho con brevedad. Hasta el punto que en cuanto vea llegar el primer convoy de tanques pedirá que les lleve con ellos para enfrentarse a los aliens. Si, eso es autoestima chaval, ¿y cómo piensas cargártelos, a pedradas? Lo digo porque ni los misiles Tomahawk le hacen daño, por aquello del escudo protector a lo Star Wars. Soplapollas…

Anuncios

Ninguna respuesta to “Y hoy toca “La guerra de los mundos””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: