Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Un día destroyer v1.1

Ayer me hinché. A jierro. Consumismo y gula a más no poder, deliciosamente rocks.

Después de levantarme leyendo las noticias por internet oyendo el nuevo disco de A-Ha y tomándome mi café con galletas napolitanas, me enfundé el 3/4 de negro y me dí el piro. Recogí a mi amiga Inma y tiramos pal centro, a comprar a dolor. Ella se agenció los regalos para su compañera de piso y su novio, incluidas dos piruletas de esas gigantescas multicolor las cuales me impactaron bastante.

De ahí a mi territorio, o sea, la librería. Yo me pillé Coraline de Neil Gaiman y a mi amiga la seduje para que comprara el Once Minutos de Paulo Coelho.

De ahí al mercadillo medieval. Inma compró incienso y consultamos el oráculo celta, el cual se basaba en coger un pequeño pergamino del montón que había en una cesta. A pesar de haber más de 20 mensajes distintos y bien enrrollados, Inma y yo cogimos el mismo. El oráculo nos aconsejó a ambos que nos olvidáramos de los malos tragos del pasado y que empleásemos bien la energía que llevamos dentro.

La apertura de los pergaminos tuvo lugar por supuesto en un lugar de culto, el Café con Libros, donde nos pegamos un peaso desayuno. 2º desayuno por cierto, jeje. Café con galletas y tostadas aceitosas con queso fundido y jamón serrano, ahí es nada.

A mi amiga Inma le encantó una muñeca de trapo con su propio nombre bordado en la ropa, así que se la regalé. De vuelta seguimos mirando libros, videojuegos y demás troupé, pero ya con algo más de relax.

Volvimos a nuestras respectivas mradas para retormar fuerzas, para comer y asearnos un poco. A las 7 de la tarde volvimos a la carga. Inma me invitó a merendar en su casa: té con leche y canela y roscón de Reyes. Inma me dió mi regalo de Reyes: el libro “Cómo asesiné al caballero de la armadura oxidada” (o algo así, pq el regalo sigue en su casa, ahora cuento por qué), una vélón aromático color naranja (es su color favorito, otra cosa es q huela a naranja; de hecho, no tenemos ni idea aún de a qué huele) y un aceite revitalizante que tampoco sabemos exactamente como funciona, jajajaja.

Bajo el olor a incienso de lavanda, Inma y yo consultamos a los espíritus con ayuda de mi tarot y la compañía de la gata Flopi. Tras hablar de un montón de cosas, tiramos de nuevo para el centro. Los regalos se quedaron en casa de Inma, demasiado trabajo cargar con ellos entre bares, ya me entendéis.

Directamente nos fuimos a cenar al Pitta´s: ensalada mediterranea, crema de huevas y crema de queso integral para untar con pan de pittas. Aparte, yo me agencié un par de pittas catalanas de agárrate y no te menees. Pero antes brindamos con vino por nosotros. Por cierto, el vino sabe horrible. ¡Estáis todos locos!

De ahí tiramos de nuevo para el mercadillo medieval, a eso de la una de la mañana. Todo dios comprando, las tiendas a rebosar, muy heavy. Inma se pilló un colgante de cuarzo rosa engarzado en plata, muy elengate.

Y de ahí tiramos pa reunirnos con la demás gente. Estuvimos un rato en un sitio cuyo nombre no recuerdo y de allí tiramos a otro sitio cuyo nombre tampoco recuerdo. Para ser francos, lo que merece la pena rememorar es la música de Grease a todo volumen y la pesha de pivas buenorras que había allá donde dirigieras la vista.

Y bueno, a eso de las 3 pillamos un taxi y pa la casita, yo dormí de lo lindo. Ahora me siento un rey. Más que nunca, vaya.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Un día destroyer v1.1”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: