Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Gisaku y todo lo que conlleve

Hoy me voy a poner serio. Los que esperen otra crítica con mala leche y palabras malsonantes, que se vayan a otro blog. El tema de hoy me pilla muy lejos, pero también muy cerca, así que por esta vez voy a dejar aparcado al personaje para hablar de una forma más directa y personal. Habrá quién no entienda por qué elijo este tema para ello, los más allegados y conocidos lo sabrán a la perfección.

El sueño de mi vida es hacer películas de animación. Las adoro desde siempre y no ha habido día que no haya deseado dedicarme a ello. Por desgracia, soy un inepto total para dibujar, así que no puedo hacer mis pinitos. En todo caso, nunca me ha interesado ser director de animación, sino director de cine de animación; nótese el matiz.

Este mes se ha estrenado Gisaku, la última película de animación de Filmax Animation. Como os podréis imaginar, los que peleamos por hacer animación en España miramos con total atención estas cosas. Gisaku no me gusta, de hecho, la considero una de las peores películas que he visto nunca. Pero como me ha afectado especialmente y para mí este tema es muy serio, voy a hablar de ella en el tono que ya estáis apreciando.

Empezaré diciendo que yo no fui al cine a verla. Lo siento, pero me la bajé de Internet. El instinto me decía que no merecía la pena pagar la entrada, y acerté. Los que vean imágenes de la película en algún lado lo comprenderán enseguida. Lo siento, pero es así. Si hubiese pagado por verla estaría inevitablemente furioso, pero entre que la he visto gratis y que me implica en lo que ya sabéis, he sentido otra cosa.

He sentido pena.

La prensa especializada cifra en 4 millones de euros el presupuesto del film, que dura unos 80 minutos y que, técnicamente, no es nada del otro mundo. Todo lo contrario. La calidad del dibujo es mala, mala, mala y mala. Los fondos están bien, pero los hay demasiado iluminados y pulcros, incluido cierto restaurante del Camino de Santiago. Los personajes se pixelan siempre, ¿cómo coño se come eso? Una vez me salió ese efecto exportando a AVI un corto en flash hecho sin vectoriales, con mi calidad de dibujo de mierda y a una resolución de salida de 320×240. Pero joder, que esto es un largometraje de nada menos que Filmax. A Oscar Araujo le siguen ahogando el trabajo. Me da mucha pena, uno de los compositores más solventes que ha parido España y no se le da cuartelillo para que su música se luzca como se merece.

Pero lo peor, lo peor de verdad, es el guión y la dirección.

El guión tiene un premio bajo el brazo y todo, pero la historia que cuenta es maniquea, aburrida, típica y tópica. Los personajes son de chiste. El argumento no tiene subtexto ninguno, porque el poco mensaje que tiene lo sacan a relucir hasta parecer terriblemente obvio y metido a calzador. Me refiero, claro está, a todo la información con claro objetivo de promocionar turísticamente nusetro país.

El ritmo es demasiado rapido y no da tiempo a asimilar lo que ocurre. Alguien debió decirle al montador que eso no era el trailer, que era la propia película. Imagino que habría intereses poderosos para hacer la película de corta duración, pero es una pena el resultado que ha quedado, porque la película queda narrativamente destruida. Sólo hay que ver los créditos de apertura, digo verlos porque lo de leerlos está chungo. Que alguien me explique que gracia hay en mezclar la acción con ellos. Es contraproducente: ver una película es una lucha por olvidar que lo que estás viendo no existe. Es la suspensión de la incredulidad. Cualquier elemento que haga recordar al espectador que estás viendo ficción es un fracaso de la narración.

En Gisaku se suceden cosas surrealistas. Tres niños que se cuelan en un museo porque sí, como si fuera tan fácil. Un protagonista que es un mal plagio de Shinji Ikari, orfandad incluida. La reaparición de Yohei en la trama totalmente desaprovechada y superflua, sobretodo para tratarse del primer encuentro entre los protagonistas. El samurai, a pesar de los 400 años en las catacumbas, habla el español contemporáneo; Riki (un chico español que se llama Riki, vale) acepta la presencia de Yohei como el que se encuentra a un barrendero por la calle. Linceto, que a pesar de su apariencia se pasea por España con pasmosa facilidad. Por cierto, Linceto surge de un pacto entre él y Gorkan: él es la bestia elegida para hacer frente a Yohei y compañía. Con la de animales feroces que hay Gorkan elige un lince, todo muy lógico.

Por cierto, que el bombo de la película llega a ser ofensivo por tanta mentira. La innovación en I+D de España es paupérrima y las políticas medioambientales no son ni la mitad de lo que deberían. De lo de la recuperación del lince, mejor ni hablamos.

Lo siento, pero me parece muy canalla el mentir tan descaradamente a la gente.

Los decorados también tiene tela. Quieren hacer estampas representativas, pero hay un solazo en Santiago de Compostela y en Bilbao que ni en Puerto Banus. La chica de las coletas, de cuyo nombre no quiero acordarme, básicamente está sobreactuada y sus diálogos son irreales. Son cuñas de publicidad. La otra mujer, la subordinada de Gorkan, acaba siendo una sumisa concubina del tutor de Riki gracias a cierto control mental mágico. Toma ya. Cero en la dirección, lo siento Baltasar.

El Quijote lleva un mensaje secreto, pero las instrucciones destacan como neones. El mensaje sólo está en una versión primigenia conservada en una bibioteca de Toledo, pero el ejemplar sólo es uno más en una estantería. Sin ningún tipo de medidas de conservación. ¿Cómo resuelve Pedrosa la papeleta de mostrarnos el mensaje oculto? A lo Matrix. Sí.

Del Yoda final y su patético enigma, que además de malo es inocuo para el subtexto del guión (otra ocasión perdida para mostrar algo de calidad), ni hablemos.

Una de las grandes incógnitas es por qué la película lleva el nombre de Gisaku. Ese plagio de Simba que básicamente está de relleno hasta los últimos diez minutos de película. Para ser la clave de todo entra muy tarde en la película y no tiene una relación fuerte con ninguno de los personajes protagonistas, lo cual es otro fallo. Lo de que se trague las piezas al final era más que previsible, de hecho, lo rallante es que a nadie se le ocurra la idea hasta el último momento. Un poco de imaginación, por favor os lo pido.

Hablando de imaginación, toca hablar del guión. La lucha entre bien y el mal debe renovarse o morir. Estamos hartos. Los malos no pueden ser malos porque sí, ni pueden querer destruir y/o dominar el mundo sin ningún motivo aparente. El espectador de hoy ha crecido con un Darth Vader que cayó en las tinieblas proviniendo del bien más puro, Drácula renegó de Dios por amor, Sauron fue un dulce elfo hasta que fue malogrado por Melkor, Draco es un niñomierda por la educación que le ha dado el fascista de su padre… pero no puedes poner a un tío malvado y decir “oye, es un demonio” y para adelante. En Sandman, hasta Lucifer parece tener su moral.

Para no parecer totalmente renegado, quisiera destacar que, implicitamente, Gisaku y su parte artítisca parecen esconder un mensaje de los miembros de la producción. Un mensaje que parece decir “no os cabreéis con nosotros, no somos tan culpables como parece”. No me cabe duda que mucha de la gente que ha participado en Gisaku o que simplemente son del mundillo pensará lo que pienso yo. Creo que la gente de Filmax, de Brent y demás estudios quiere hacer cosas buenas, cosas mejores. Y sabéis, yo creo que pueden hacerlo.

Pero no lo hacen.

Hay quien dirá “eh venga, si la peli se hizo pa lo que se hizo, no le busques los tres pies al gato”. Ya os dije que me tomaba esto en serio, y por eso no puedo aceptarlo así. ¿Sabéis cuanta gente hay ahora mismo como yo? Hay miles de personas que se mueren por una oportunidad, para dibujar, para animar, para colorear, para componer, para narrar… muchos de ellos NO lo conseguirán.

Lo que trato de haceros ver es que Pariente, Pedrosa, y toda la troupe son unos PRIVILEGIADOS. Porque han llegado donde sueñan muchos, y aun siendo una peli de folleto, creo que estaban moralmente obligados a hacer algo mucho más decente. No sólo por aquellos que no pueden estar ahí, sino por aquellos que van al cine a ver la película.

¿No véis lo caro que está el cine? Joder, si alguien fuese a tomarse la increible molestia de gastarse la pasta que vale ir al cine para mi película, haría lo impensable para que el que salga se sintiera cuanto menos aliviado por la inversión de los 10 euros.

Con la de historias que se podrían contar, ¿por qué contaron esa? Me niego a creer que no haya en el propio estudio docenas de ideas geniales para rodar. Y lo siento, pero tampoco creo que sea problema de dinero, de medios o de talento. Que me llame iluso el que quiera.

Creo que Gisaku realmente tiene destellos que dicen eso, que nos piden que por favor no dejemos de creer en ellos. Lo veo en alguna que otra secuencia de acción con cámara al hombro (sin duda lo mejor d la peli) y en ciertos fondos y efectos de luz. Que alguien les deje hacer de verdad, con un buen guión que no esté prefabricado, con un director que realmente tenga algo interesante que contarnos, con estilo, con sentimiento, con respeto hacia los personajes. Y si no es mucho pedir, haciendolo por todas aquellas películas maestras que no saldrán de la mente de sus soñadores.

Gracias por aguantar el tocho hasta el final, sea quien seas.

Anuncios

2 comentarios to “Gisaku y todo lo que conlleve”

  1. Totalmente de acuerdo, desde la primera a la última de las letras del articulo.
    Yo soy de los que tambien se queman con estas cosas porque quiero dedicarme profesionalmente a la animación y hay que decir algo sobre estos despropósitos, lanzar una especie de mensaje, nosé: por favor, si no os veis preparados para abordar un proyecto de esa envergadura.. SIMPLEMENTE NO LO HAGAIS.
    Creo que “cosas” como Gisaku en lugar de allanar el terreno para futuras producciones, lo único que consiguen es afianzar aún más la idea generalizada de que la animación es exclusivamente para nenes y digo más, nenes idiotas..
    Menos mal que surgen cosas interesantes como Nocturna (curiosamente tambien de Filmax) que suponen una esperanza para la industria. Me pregunto si todo esto del primer anime fue algún tipo de estrategía en plan: hagamos algo rapidito con lo que sacar pelas pa poder producir cositas con fondo.. en fin, divago, pero es que me resulta tan increible que cosas como Gisaku vean la luz que me dá por pensar en “complots” y movidas..
    1saludo

  2. Lo de siempre, faltan bunas historias. Calidad, artistas y talento hay de sobra en este país. Pero no, a alguien se le ocurre la feliz idea de que “vamos a hacer la primera película manga europea” y pasa lo que pasa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: