Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

¡Yo quiero volar!

Señoras y señores: ¡Bryan Singer ES Dios!

Os lo aviso, hoy hablo desde las tripas más que nunca. Así que aquellos a los que les rechinen mis venenos que se vaya largando de este blog cagando leches.

También os aviso que no leáis esto si no habéis visto la película.

SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER

Vengo absolutamente encantado y maravillado por la impagable experiencia cinematográfica que ha supuesto ver Superman Returns. A golpe de guión y dirección Synger deja en calzoncillos a las anteriores películas y a décadas de aventuras en comics para ofrecernos al Superman que siempre estuve esperando.

2 horaes y 45 minutos que pasan tan fugaces como el vuelo supersónico del Hombre de Acero, acompañadas de la asombrosa experiencia 3D de IMAX. La película comienza dejando clara la herencia de las anteriores entregas: la música de Williams, la vasta extensión blanca de Krypton y la cúpula blanca en la que fueron juzgados Zod y sus compinches, los créditos completos con el mismo efecto visual que antaño, la granja d los Kent, la nave espacial de Kal-El…

Y comienza Superman Returns con Lex, un Lex genialmente interpretado por un Kevin Spacey que lo dice todo con sus miradas, con sus gestos, con sus pausas. Es aún más Lex cuando calla que cuando habla.

Brandon Routh es un Clark estupendo, amable, dulce y vulnerable. Lois sigue queriendo hacer lo que le da la gana y Perry sigue amargandole el dulce. Olsen, un pelín más campy de lo que me hubiese gustado, está muy bien usado como narrador que cuenta que ha sido de ellos en estos años.

Singer nos ha traido lo que sabe hacer: una historia de personajes. El delicioso ritmo, la estructura completa en todo, la sensibilidad con la que todos los elementos están situados, la inspiración que causa el personaje de Superman en los otros, una red armónica de causalidades que hacen vibrar al espectador. Cuando Superman Returns acaba, tienes ganas de gritar al proyeccionista ¡rebobinaaaad!

La reaparición de Superman, haciendo la tremenda heroicidad de cargar con todo un boeing y siendo aclamado por miles de espectadores en un campo de beísbol aclara lo que es el poder de un icono.

El vuelo de Superman y Lois con la melodía clásica de Williams nos trae a todos grandes recuerdos. El romanticismo que hay entre esta pareja de peronajes es mítica.

Y luego, tenemos a Jason.

Si mi amigo Vic está leyendo esto, tranqui, que sé que no sabías nada. Te puedo decir que sospechaba esto desde hace bastante tiempo. A Singer le suelo llamar el hombre del gato encerrado, porque no se limita a hacer lo de siempre y sube al escalón siguiente. En X-Men, por ejemplo, nos pasamos la peli entera pensando que Magneto persigue a Lobezno, y al final descubrimos que es a Pícara. Así que cuando vi que el hijo de Lois tenía la misma edad que el lapso de tiempo entre Superman II y recordé la escena de cama de la misma empecé a engatusarme con esa idea. Hoy, en cuanto vi a Jason usar el inhalador lo tuve claro: este es hijo suyo!!!! ¿Por qué Singer se dedicaría tanto a presentar a Jason con tantísimas debilidades? Genial el olfato de Luthor, que sólo la indiferencia del muchacho con respecto a la kriptonita le quita la sospecha de la cabeza.

Eso sí, que se prepare todo el mundo, porque el futuro Superman será también invulnerable a la kriptonita. Toma regalazo que nos hace Singer.

Quiero destacar aún más cosas: la claustrofóbica escena de Lois, Jason y Richard encerrados en el yate hasta el cuello de agua. Si no fuera porque es impensable, hubiera creido en ese instante que Superman no llegaría a tiempo.

Por otro lado, la paliza que le meten a Superman, sucia y vil, humana. Parece un vulgar crimen en un callejón, eso es Humanidad en estado puro, salvaje, caliente, sin épica.

Y del monumental esfuerzo final de Superman ya ni os cuento, antológico. El plano final de Kal-El, inconsciente, flotando en el espacio con los brazos en cruz y sin música es de una calidad cinematográfica inmensa.

Singer sabe lo que es el suspense, y si no, recuperad en vuestra mente la escena del piano con Jason y el secuaz de Lex.

Superman es salvado por los humanos, genial moraleja final. La portada de Superman ha muerto me la tragué, demasiados años oyendo sobre qué comics se haría la nueva entrega, con o sin Dommsday, ya me entendéis. Cuando el plano se abre y vemos la portada alternativa de Superman Vive volvemos a la crudeza e hipocresía del mundo real en el que Singer ha situado a los personajes de la saga.

A Lex le vuelve a traicionar la mujer con la que trama sus planes, ¡este calvo no aprende!

La escena de Superman y Jason, con un Kal-El que repite el ya sagrado diálogo de Marlon Brando, es posiblemente la mejor escena de Superman jamás rodada.

Y hasta aquí todo el frikismo que puedo decir. Os recomiendo las críticas de varios guionistas de comics en ZonaNegativa, desde la precisión de Bendis hasta los comentarios del infame Dan Jurgens, cuya crítica es más bien propia de un anormal.

Porque hoy me permito ser un jodido prepotente e intolerante y decir que, si no te gusta Superman Returns, aunque sólo sea un poco, es que no tienes ni puta idea de cine.

PD: Buenas risas que me eché al leer mis entradas. Miradlo por vosotros mismos.

Anuncios

Ninguna respuesta to “¡Yo quiero volar!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: