Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Las cosas, por las malas, molan más

El alcalde de Tenerife es un buen pedazo de sinvergüenza. Y los medios, que necesitan ávidamente noticias impactantes sin importar la cercanía a la realidad, también.

Esta semana nos han dado el coñazo con que “han prohibido los carnavales de Tenerife”. Ya hay que tener cara para decir algoa así. No le ha faltado tiempo para emitir un bando municipal con micrófonos y cámaras diciendo que “un juez y cuatro vecinos han dejado a Tenerife sin sus carnavales, o sea, sin su ‘idiosincracia'”.

Lo que por supuesto no contará ningún periódico, pero que vosotros váis a poder leer aquí, es la verdad.

Lo que ha fallado el juez es que se prohiba toda actividad que se realice en zonas residenciales, tengan lugar más allá de las diez de la noche y superen los 55 decibelios. Por aquello de que la gente, después de trabajar 10 horas por un sueldo de mierda, quiere dormir. Fíjate tú.

Aparte, el juez ha solicitado que una serie de actividades concretas del carnaval se realicen en zonas no residenciales.

En resumen: que si quieren carnavales, pues vale, sin molestar a nadie.

Bastante distinto con lo que han dicho los telediarios, ¿verdad?

Naturalmente, a mi me parece que el juez es un tío cojonudo, y eso que no soy canario. En este pais de pandereta y despiporre el fresco tiene más derecho que el currante, y ya está bien, cojones ya. El derecho de los tinerfeños a ir por la calle haciendo el gilipollas no está por encima del de la gente que quiere dormir.

Ya he usado este argumento antes, hace mucho, cuando puteé el botellón. Lástima que en esta ciudad no tengamos un juez con dos dedos de frente y un par de huevos como para hacer dictado una sentencia como esta en su momento.

Y ahora me pregunto, ¿qué pasaría si una iniciativa así surgiera entre los vecinos del centro a colación por las evidentes molestias que genera la puta semana santa? ¿Tienen derecho los cientos de miles de soplapollas adoradores de ese personaje de ciencia ficción llamado Jesucristo a impedir dormir a la gente que, en vez de estar bajo palio, tendrá que madrugar durante toda la semana santa para comer? ¿O no? Ahhh…

Y que se jodan los carnavaleros de Tenerife. Por estúpidos e intolerantes.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Las cosas, por las malas, molan más”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: