Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Las pocacopias

Cada día odio más bajar al planeta. Con lo bien que se está aquí arriba, siempre que no falle el soporte vital, claro está. Pero como por ahora no hay ninguna copistería que entregue a domicilio orbital, tengo que coger el chirilitransporte y bajar pa abajo. Para Málaga, concretamente.

El caso es que la semana pasada imprimí lo-que-algunos-ya-sabéis para ir haciéndole algunas copias. Fui a la copistería más cercana, la típica de barrio regentada por engendros que te hacen fotocopias como que te venden pescao. La cosa fue más o menos así:

-Buenos días. Quería hacer dos copias de esto y encuadernarlas con anillas.

La pocacopias se acerca al mostrador y observa el mamotreto, que son 350 páginas.

-Pffff.

Mirá al rincón donde tiene almacenadas los tipos de anillas que tiene.

-Pffff.

Va al rincón, coge la anilla más grande, vuelve y la compara con el grosor del montonazo.

-Pffff… Pos te lo voy a tener que hacer en dos partes.

En ese momento, discurro mentalmente la respuesta:

a) Respuesta medio amable: claro, si quieres, lo hacemos en tres partes y lo vendo como una trilogía.

b) Respuesta nada amable: ¿qué coño crees que es esto, el guión de Kill Bill?

c) Respuesta Zen: No. Imposible.

-No. Imposible.

-Pffff… Pos tendrás que esperar hasta mañana. Te voy haciendo las copias y mañana traigo las anillas grandes.

-Vale, ya contaba con que no estaría para hoy.

-Ya. El caso es que hace dos semanas que tendría que haber ido a por las anillas, pero claro…

Pero claro, no te ha salido de tu sudado higo hasta que te van a hacer falta por cojones.

El caso es que allí las dejé, pero era sólo el avance del despropósito. Al día siguiente, diligente, volví:

-Buenas tar…

-Mañana.

Esa fue toda su respuesta, ‘mañana’. No es que quisiera que se flagelase delante mía o un informe detallado a lo CSI, pero digo yo que de cara al público podrías, primero, devolver el saludo; y segundo, una sintaxis algo más trabajada, como por ejemplo ‘tendrás que volver mañana, porque no he podido salir a comprar las anillas’.

Añado que las copias seguían sin hacerse.

Como en Málaga la palabra ‘mañana’ suele significar ‘cuando me salga de ahí’, no fui. Esperé dos días:

-Buenos días.

-Hola.

Esta vez no estaba ella, sino otro tipo con pinta de surfero malagueño, o sea, algo triste.

-Venía a recoger unas copias que dejé que eran de bla bla bla.

-Ah, sí. Te tendrás que esperar hasta el lunes, porque no hemos ido a por las anillas.

-Ajá. ¿Me habéis hecho las copias?

-No, tampoco. Porque como no hay anillas.

Claaaaaaaaro, es que sin anillas, la fotocopiadora no va a querer funcionar. Y total, para qué adelantar trabajo. El caso es que peor para ellos, porque decidí recoger el original y llevármelo a otro sitio.

Me pateo unos metros y localizo otra copistería. Al ataque:

-Buenos días.

-Buenos días.

Empezamos bien.

-¿Tenéis anillas para encuadernar este monstruo?

-Mmm.

Se va al rincón de las anillas y trae una la mar de grande.

-Pues sí, esta le va bien. Incluso si quieres, te las puedo hacer a dos caras y se te queda menos grueso, y podemos usar anillas más normales.

-¿¿PERO SE PODÍAN HACER A DOS CARAS??

Yo flipaba.

-Pos nada, adelante, hágame una copia. Si queda guay, os pediré más.

-Vale, pásate esta tarde.

Y sí, esa misma tarde estuvo lista y bien hecha, así que pedí tres copias más que debía recoger al día siguiente. Fui y allí estaban.

Final feliz, diréis. Pues no.

Me pongo anoche a revisar las copias, y comparo la primera con las otras tres. Qué raro, la última página no está en el mismo lado del tomo en unas que en otras, aun siendo lo mismo. ¿Cómo lo habrán hecho?

Pues comiéndose una página. La penúltima, a ser concretos. Y a la mañana siguiente ya había quedado para entregar una copia en mano y mandar otra por correo.

Vuelta a la de las pocacopias.

-Buenos días. Os traigo las copias de ayer porque falta una página, la penúltima. Debió tragársela la máquina por accidente, ¿se puede arreglar?

Esto que os sirva como ejemplo de como se deben de pedir las cosas incluso en estas circunstancias.

-Claro, dame el original.

Y en cuestión de unos minutos me lo arreglaron sin cobrarme nada. Y es que lo jodido no es que se cometa un error, sino que éste ocurra porque eres un aborto.

Teniendo en cuenta que cada copia sale a unos 13 euros, que he hecho 4 y que aún tengo que hacer como de 3 a 5 más, se puede concluir que no ser un tirao de la vida compensa.

Actualización: HAY MÁS FALLOS

Definitivamente, no puedo vencer a la tontería humana. Lo paradójico es que obra en mi beneficio, me explico.

Hace cuestión de una hora me dispuse a mandar otra copia de lo-que-algunos-ya-sabéis a Siltha, y como esta vez tocaba mandarla por correo pensé en revisar toda la cosa por si faltaban más páginas.

Y sí, faltaban dos más, no correlativas y en mitad del asunto.

¿Qué pasa? Que como están hechas a doble cara, al recuperar las paginas perdidas hay que volver a hacer todas las páginas siguientes para que no se quede una cara coja, o sea, en blanco.

Para que a la pocacopias no le costase un dinero la mala pata, sugerí preservar las copias desde el final hasta la primera página extraviada para reimprimir a partir de ahí y así ahorrar, pero a pesar de lo bien que lo expliqué (o eso intenté) no conseguí convencer a pocacopias, que decía que según mi idea seguiría quedándose una página en blanco, así que ha decidido hacerme las tres copias de nuevo enteras.

A pesar de haberle dado vueltas para ofrecerle una solución que redujese su perjuicio, no ha servido para nada. No sólo eso, sino que salgo ganando, porque así las nuevas copias tendrán introducidas las modificaciones y correcciones que hice al original en casa antes de descubrir el entuerto. ¿No hay mal que por bien no venga? Parece ser que así es.

Anuncios

12 comentarios to “Las pocacopias”

  1. Si es que está claro: con un poco de educación se consigue todo, por amabas partes 🙂

  2. Sí, y si no, por ‘mis partes’.

  3. “(…)Pero claro, no te ha salido de tu sudado higo hasta que te van a hacer falta por cojones(…)” xDDDDD “sudado higo” xDDDDD xDDDDD xDDDD

    Esto me recuerda a los dos hermanos que regentan la copistería que hay dentro de mi facultad. Estudio en el Campus de Araba (Álava en castellano) de la Euskal Herriko Unibertsitatea (Universidad del País Vasco), en Vitoria-Gasteiz. Pues bien, somos un montón de facultades en edificios independientes. Cada facultad tiene un servicio de reprografía (copistería) dentro de la misma. Tooodas las facultades (y la Biblioteca central) tienen las copisterías contratadas a “Formato”, menos la mía, que la regentan dos hermanos casi gemelos desde hace nisesabe jejeje

    Pues bien, en todas trabaja gente jovencilla, simpática y amable, que te atienden rapidillo, e intentan echarte un cable cuando se pierden hojas y todo esto. Menos en la mía. Estos hermanos (ariscos, antipáticos, con una cara de mala ostia permanente) se han ganado el cariñoso apelativo de “Los Dalton” (son idénticos, con mala ostia, feos y bajitos jeje).

    En la de mi facultad sieeeeempre hay cola, tardan siglos en hacer cualquier cosa, siempre te atienden como perdonándote la puta vida, usan unas encuadernaciones cutre-salchicheras, fotocopiadoras de antes de que se escribiera el Código de Hammurabi… y para más inri, si les hablas en euskera se te quedan mirando y te contestan “háblame en cristiano”.

    En fin, una auténtica delicia tratar con los Dalton. ^_^

  4. Jaja, fijate tú que de eso no me puedo kejar, en mi facultad eran muy apañadas, en todos los sentidos 😉

    Lo malo es que imagino que en tu facultad pasará como en la mía: los profes dejan allí los originales de sus cosas, así que os toca ir por cojones salvo cuando vais a fotocopiar cualquier otra cosa.

    Igual con el rollo de los Dalton descubrís que tienen dos hermanos más regentando otra copistería por otra parte xD.

  5. Pues sí, en Historia del Arte se estila mucho eso de que el profe deje las cosas en la copistería… ains, con lo cual, cuando tienes que imprimir lo que sea, o fotocopiar algo, te vas a la facultad de al lado por no tener que tratar con los Dalton jejeje :p

    Además, hasta finales de este curso no te imprimían desde un USB Stick, ni desde CD, decían que sólo desde Diskette (me imagino que era pa no currar, como nadie usa Diskettes, pues así no les dábamos curro) 😛

  6. By the way… los Dalton eran cuatro? no había alguno más? ^_^U

  7. Los Dalton eran cuatro, segurísimo xD.

    Tío, imprimir desde disketes, por favor. Ni en los tiempos de los auténticos Dalton xDDD Fijate que los pocos q tenía los tiré, pq total, con el Mac no podría usarlos ni aunque quisiera xdDDD

  8. Hmmm… no eran cinco los Dalton con Averell, el hermano alto y tonto?

    Yo ya no potocopio. Imprimo, directamente. A mi gusto.

    Que míticos los servicios de fotocopias en todas las universidades. Vaya chapas habré dado en la mía. “Y quiero que brillen en la oscuridad”

  9. Lo de que “mañana” signifique un “cuandomesalgade” me suena mucho…………

    No sé si te he contado mi odisea con cierto giro que me tienen que devolver en Correos, pero he escuchado tantas “frases memorables” =_=

    Los Dalton eran cuatro!

  10. Pues no mas contao nada de cierto giro, ¿es de muchos ciertos euros o de pocos?

  11. xDDD. Acabo de descubrir tu blog, y está bastante bien xD. La verdad es que hay de todo, yo ahora mismo trabajo en un estanco y lo mismo te encuentras gente amable k conoce las palabras buenos dias y gracias o gente que encima te exige que seas adivino! es decir, me dicen: “malboro” y claro pretenden que yo sepa si es blando o duro,es decir, de papel o cajetiya… asi que comprendo tu experiencia, y valoro tu paciencia! xD yo no la tendria ^^

  12. Pues muchas gracias ^^, espero que te vaya bien en tu curro. Vuelve pronto!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: