Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Los crímenes del cine

El mayor crimen de la nueva película de Alex de la Iglesia es el rodaje de la misma. El guión es taaaaan malo, es taaaan absurdo, que uno entona para sus adentros aquello “¿qué he hecho yo para merecer esto?”

Pero metamos bisturí, que para eso estamos.

Empieza la peli con una secuencia de John Hurt impartiendo una conferencia que, en apareciencia, es de una temática de gran complejidad. Sesuda, para que me entiendan, apoyada en varias pizarras tras el personaje con docenas de expresiones matemáticas. La gracia está en que si te repasas semánticamente la exposición de Hurt llegas a la conclusión de que detrás de toda esa parafernalia léxica y jerigonza no hay nada. A pesar de ser un diálogo extensísimo y de un presunto alto nivel, el personaje no dice nada.

Después de esta secuencia, en la que no pasa nada salvo oir al profesor Sheldon concluir que “la filosofía ha muerto”, vienen los créditos. Los cuales, por cierto, son los mismos que los del trailer, cosa que queda racana.

Acaban los créditos y aparece Frodo, que aquí es un estudiante de Arizona dispuesto a convencer a Sheldon para que supervise su tesis. El colega ha conseguido una habitación en alquiler en casa de una amiga de toda la vida de Sheldon, cosas de la vida, ¡pues no! Resulta que Frodo, desde Arizona, descubre la existencia de esta amiga, que ésta ha puesto recientemente una habitación en alquiler y él decide hacerse con ella para, a través de la señora, llegar a Sheldon.

Uno se pregunta como el chaval consigue toda esta información desde Arizona, cuando la historia transcurre, como muy bien saben, en Oxford, Inglaterra. Y alguno de vosotros, oh, ingenuos, pensarán: ¡con Google! ¡Por internet!

¡Pues no puede ser! Porque la historia transcurre en 1993.

El año en que está ambientada la película da más problemas aparte de éste. Muchos de los personajes usan móviles (¿eeeeeee?). De la Iglesia cree resolvelo pidiendo a atrezzo que les den móviles de esos ladrillos de los primeros tiempos, pero yo me quedo pensando con quién cojones tenían cobertura en 1993, y sobre todo, cómo se permiten pagar una factura de móvil de aquellos tiempos.

Bueno, el caso es que Frodo conoce a la ancianita, que no puede tener una familia normal y resulta que su padre fue quien descifró la máquina Enigma. Este es un fallo muy común en escritores novatos: todas las familias son importantes o tienen un antepasado que hizo algo notorio. Nada de genealogías del montón. Con un par.

Conocemos a la hija de la anciana, y como ambas se llevan a matar y la cosa hay que dejarla clara a la voz de ya, discuten cada dos segundos por gilipolleces a base de diálogos y contra diálogos cogidos por alfileres.

La otra gracia de Beth, la hija de… marras es que se enamora de Frodo casi de inmediato. El buen hobbit parece que usa Axe a granel, porque al día siguiente se le presenta Leonor Waitling en el gimnasio para, directamente, calentarlo a ver si echa un polvo.

¿El personaje de la Waitling? Si lo quitas, la película sigue igual, pero igual igual. Excepto las tres o cuatro escenas de desnudos gratuitos made in spain. Lo de la escena con el delantal (sólo el delantal) es un insulto a la inteligencia.

Después conocemos al compi de despacho de Elijah Wood, que está medio pirado y que si lo quitamos tampoco pasa gran cosa. Más que nada está ahí para ocupar la vacante de tío-pirado-agresivo-candidato-para-despitar. Y es que en esta historia tan tramposa la mayoría de los personajes existen unicamente para, en base a sus excentricidades, despistarnos. Nada más.

Sheldon nos presenta después a un tullido lobotomizado que escribre polladas en una cama. Otro que si lo quitas da igual, porque ni su historia pasada ni lo que dibuja influye en la resolución del caso. Es sólo gore gratuito. De la Iglesia demuestra, una vez más, que no es un director de cine, tan sólo un friki con contactos.

Con la excusa de que “este es un pueblo pequeño donde todos se conocen”, los autores creen debidamente justifica toda la retaila de casualidades inexplicables que forman la historia. Con la de salas de espera que hay en cualquier hospital, con la de asientos que hay en cada una, y va Frodo y se sienta al lado del zumbado que luego es casi determinante. Un tío que sólo aparece en esa escena, pero que semanas después, cuando Elijah Wood va a resolver el misterio, es bien recordado, tanto él como el libro nada especial que lleva consigo.

Hablando de libros, para hallar la clave Frodo va a Blackwell, que es una librería la hostia de grande que riete tú de la Fnac y de Abaccus. Pues el colega encuentra el libro adecuado en nada. No sólo eso, sino que los libros complementarios están, oh, oh, en la misma estantería. Por favor…

¿La cortina matemática? Eso mismo, una cortina. Una sucesión de enunciados formales para barnizar una historia lamentable. El autor quiere ser Umberto Eco y nos habla de teoremas y pitagóricos, quiere ser Allan Poe y hace corretear a todo Dios por cada rincón de Oxford, quiere ser Hitckcook y cree que con un par de escenas de Beth tocando el chello con una orquesta ya ha cumplido.

Y no. Tengo la sensación de que el autor de esta historia no es más que el enésimo flipado que quiso hacer lo que muchos, escribir lo que le gusta, pero sin tener nada propio y personal que aportar. Y como solución al reto de hacer algo distinto dentro del género recurre a lo fácil: exagerarlo todo para que parezca más importante. Pero la clave de la intriga está en no pasarse, y éste amigo lo hace tan alocadamente que la historia roza la parodia.

Hay quien cree que con leer V de Vendetta y poner a Fawkes en el mostrador ya ha cumplido, pero las cosas no son así. La labor de documentación es algo más sacrificada. Se requiere más.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Los crímenes del cine”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: