Gravity Zero 4.0
Cualquier parecido con un blog real es pura coincidencia, que se os tiene que explicar todo

Las Bratz, esa basura

Estos días ando escribiendo sinopsis para series de animación, no diré para qué. El caso es que, haciendo un repaso del pasado y el presente de la animación para televisión me doy cuenta de que todo se está yendo a la mierda: las series de corte clásico, adaptaciones de novelas, aventuras con personajes mejor definidos y dramáticos han dado paso a lo banal y la superchería. 

En estas que descubro a las Bratz y yo me traumatizo. ‘Joder, joder’, me repito una y otra vez. ¿Pero qué coño es esto? ¿Chicas adolescentes preocupadas por la moda, por ser modernas y por la importancia del físico? Seréis hijos de puta…

Ahora que tengo los huevos más negros pienso en qué clase de animación quiero que vean mis hijos, y desde luego no es esto. No quiero que mi hija de 12 años crea que si no sale maquillada y con ropa de marca no es nadie, antes prefiero cortarme la picha a trozos.

Quiero que mi hija vea las series que veía yo. Quiero que vea Willy Fog y entienda que el mundo es grande y que las miles de culturas existentes son nuestro mayor tesoro. Quiero que vea David el Gnomo y entienda lo importante que es la naturaleza, sin mensajes metidos a calzador, que vea lo gratificante que resulta ayudar a los demás.

Y que conozca la muerte dulce. Como la de David y Lisa.

Quiero que vean D´Artacan y sepan lo que es vivir la vida intensamente, con valentía y horando a los verdaderos amigos, a los que se llega a querer como hermanos. Quiero que vean el Capitán Harlock y sepan que el valor de la libertad es más grande que todos nosotros y que el espíritu de aventura nos es esencial como especie.

Y también quiero que no se rindan nunca. Como el Ulises que viajaba por el espacio buscando los muros eternos, y de ahí, a la Tierra.

La mujer ha conquistado sus propios derechos con muchos sacrificios para que ahora queden reducidas a figuritas de autodecoración y exhibición. Pienso en la película de animación sobre Helen Keller, en las Mujercitas, en las protagonistas de los films de Miyazaki. Joder, hasta en Pipi Calzaslargas.

Veo a las Bratz y me preocupo, porque la cosa está tirando por ahí. Pienso en el estúpido productor americano y en cómo la pija de su niñita le ha inspirado esta mierda, para conectar con el adolescente de hoy, seguramente.

Sois unos cabronazos.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Las Bratz, esa basura”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: